20 septiembre 2016

REDUCCIONES DE JORNADA SIN REDUCCIÓN DE SUELDO


Hoy queremos hablaros de los dos casos contemplados en la legislación  y en el Convenio vigente que permiten reducir jornada al trabajador sin reducir sueldo.

Las reducciones de jornada se regulan en el artículo 16 del Convenio vigente.

En él se establece que a los empleados públicos al servicio del ayuntamiento de Madrid y sus Organismos Autónomos, les resultará de aplicación lo dispuesto  a estos efectos en el articulado  de la Ley 7/2007 de 12 de Abril, del Estatuto Básico del Empleado Público.
Ambos casos, por desgracia, suponen una lacra en la sociedad actual, que ponen de manifiesto la especial aplicación de estos preceptos, debido a la especial incidencia social y epidemiológica de los supuestos contemplados.

1.-REDUCCIÓN DE JORNADA DE LA MUJER VÍCTIMA DE LA VIOLENCIA DE GÉNERO.

Este primer caso supone una mejora de nuestro Convenio respecto de la Ley, y es que en el EBEP en su artículo 49 d) sólo se prevé la reducción del horario reduciendo proporcionalmente el sueldo, mientras que en nuestro Convenio se establece  que las empleadas públicas  municipales víctimas de violencia de género, para hacer efectiva su protección o su derecho de asistencia social integral, tendrán derecho a la reducción de su jornada sin disminución proporcional de haberes, por el tiempo y en los términos en que los servicios sociales de atención o de salud, según proceda, determinen su conveniencia.

2.- PERMISO POR CUIDADO DE HIJO MENOR AFECTADO POR CÁNCER U OTRA ENFERMEDAD GRAVE. (Artículo 49 e) del EBEP)

Este derecho sólo viene recogido en el EBEP, y por lo tanto Ley aplicable también en nuestro Ayuntamiento.

El funcionario  (Entendiendo que es de ampliación al resto de empleados públicos)  tendrá derecho siempre que ambos progenitores trabajen  a una reducción de la jornada de trabajo e al menos la mitad de la duración de aquélla, percibiendo las retribuciones íntegras con cargo a los presupuestos del órgano o entidad donde venga prestando  sus servicios, para el cuidado, durante la hospitalización y tratamiento continuado, del hijo menor de edad afectado por cáncer( tumores malignos, melanomas o carcinomas) o por cualquier otra enfermedad grave que implique un ingreso hospitalario de larga duración y requiera la necesidad de su cuidado continuo y permanente acreditado por el informe del servicio Público de Salud u órgano administrativo sanitario de la Comunidad Autónoma o, en su caso, de la entidad sanitaria concertada correspondiente y, como máximo, hasta que el menor cumpla 18 años.