23 septiembre 2016

LA PERMUTA, ¿UN DERECHO A EXTINGUIR?



Aunque pueda parecer que últimamente no se habla mucho de permutar en un puesto de trabajo, ese derecho sigue existiendo.
Debido a la gran movilidad de los puestos de trabajo dentro de las empresas y a la enorme precariedad  laboral, la sociedad obliga al funcionario, a veces, a seguir al otro miembro de la unidad familiar a destinos en ciudades o Comunidades Autónomas distintas a aquellas en que se ejerce la función pública, alejadas geográficamente.

Este derecho en las circunstancias actuales adquiere mayor protagonismo y viene a  paliar la separación física de las familias  y el alejamiento de sus miembros, además de permitir una mayor movilidad dentro del territorio nacional a personas que desean cambiar de horizonte vital o simplemente volver en alguna etapa de su vida cerca de su lugar de origen, allí donde se encuentran sus vínculos familiares y afectivos.

Por todo ello queremos recordar mediante esta nota divulgativa las condiciones y los requisitos para ejercer este derecho de permuta que todavía sigue existiendo, aunque no se hable mucho de él.        

(LA NOTA QUE SIGUE HA SIDO PROPORCIONADA POR LA SGT DE LA ATM.)

La competencia para tramitar esta forma de provisión es de la Subdirección de Provisión de Puestos y Situaciones Administrativas del Ayuntamiento de Madrid.

La permuta entre dos funcionarios de carrera consiste en el intercambio voluntario de sus destinos, previa autorización de las Administraciones intervinientes. Se trata de una figura residual regulada en el artículo 62 de la Ley de Funcionarios Civiles del Estado (LFCE), que no ha sido derogado expresamente, aunque la Ley 30/1.984, de 2 de agosto, y el Estatuto Básico del Empleado Público no prevén esta figura.

Por otro lado, las STC 37/2002 y STC 1/2003 establecen que la LFCE al ser una norma preconstitucional, el legislador  estatal  postconstitucional  tiene que haber declarado expresamente sus preceptos como básicos. Al no existir ningún precepto postconstitucional que declare el artículo 62 de la LFCE como básico, debe entenderse que dicho artículo es aplicable a los funcionarios de la AGE y será supletorio para aquellas Administraciones que no regulen la permuta en su normativa.

CONDICIONES:

Que los puestos de trabajo en que sirvan sean de igual naturaleza y corresponda idéntica forma de provisión.
 ·  Que los funcionarios que pretendan la permuta cuenten, respectivamente, con un número de años de servicio que no difiera entre sí en más de cinco.
 ·  Que se emita informe previo de los Jefes de los solicitantes o de los Subsecretarios respectivos.
2. En el plazo de diez años, a partir de la concesión de una permuta, no podrá autorizarse otra a cualquiera de los interesados.

3. No podrá autorizarse permuta entre funcionarios cuando a alguno de ellos le falten menos de diez años para cumplir la edad de jubilación forzosa.

4. Serán anuladas las permutas si en los dos años siguientes a la fecha en que tenga lugar se produce la jubilación voluntaria de alguno de los permutantes.


No obstante,  dada el carácter residual de esta forma de provisión y la dificultad para encontrar un posible candidato que reúna todos los requisitos, lo habitual es que los interesados acudan a foros de Internet para ello, por ejemplo:

En caso de localizar un candidato que reúna todos los requisitos, tendría que remitir su petición junto con la del candidato a la citada Subdirección de Ayuntamiento.
 STC: Sentencia del Tribunal Constitucional